INDEPENDIENTES DEL PERÙ

Publicado el 28 de Abril, 2008, 11:36

Europa ignora el hambre en el mundo

Bruselas destina sólo 117 millones a combatir la escasez de alimentos en el tercer mundo, por el alza de precios. Sin embargo, envió 1.500 millones para paliar los daños del maremoto de Indonesia.

28-04-2008 - Ojos que no ven, corazón que no siente. Si el hambre en el mundo fuera un maremoto televisado, el mundo se volcaría en ayudas humanitarias. Sin embargo, el tsunami silencioso causa más daños, pero es menos vistoso.

El alza de precios mundial, que incomoda a los occidentales, es para el Tercer Mundo una condena a pasar más hambre. El arroz o el pan se han convertido en artículos de lujo para millones de personas.

Las trabas comerciales, el crecimiento de los biocombustibles, la crisis financiera y la desaparición de cultivos por el desarrollo urbano son los eslabones de una cadena que ata a la miseria a regiones enteras, en lo que la responsable del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, Josette Sheeran, ha calificado como un "tsunami silencioso".

La urgencia es tal, según Sheeran, que se requiere una respuesta de la comunidad internacional de la misma magnitud que la que se vio tras el tsunami de 2004 en el océano Índico, que provocó 220.000 muertos en 12 países. Pero esta respuesta está llegando con cuentagotas.

Tibia reacción

La ausencia de dramáticas imágenes de la catástrofe podría explicar la tibia reacción de zonas como Europa a esta crisis alimentaria que, en tan sólo seis meses, ha añadido 100 millones de personas a los 854 millones que, según la FAO, sufrían hambre en 2007.

La Comisión Europea ha movilizado por el momento un total de 117,25 millones para frenar el impacto de este desastre humanitario, según indicó el comisario de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel. La cantidad, sin embargo, es muy inferior al compromiso financiero de 1.500 millones de euros que la UE destinó a la catástrofe natural que afectó a varios países del Sudeste Asiático el 26 de diciembre de 2004. De la actual ayuda, 57,25 millones procederán del presupuesto que tiene la Comisión Europea para apoyo alimentario y los 60 restantes consisten en una nueva partida que procede de la reserva de urgencia.

Las necesidades se disparan

Michel, quien hace tan solo unos días hizo un llamamiento para que Israel asegurase el suministro de petróleo a Gaza, reconoció que la dotación aportada por Bruselas trata de amortiguar “a corto plazo” la crisis en el abastecimiento alimentario, pero que es insuficiente.

Sobre todo, queda corta cuando las cifras crecen a ritmo de vértigo. La petición de 500 millones de dólares que Sheeran hizo a los donantes del organismo en el pasado mes de marzo para poder mantener los proyectos del Programa Mundial de Alimentos se ha quedado corta con las últimas subidas de los precios de la comida.

El agujero se ha agrandado en un mes hasta los 755 millones de dólares y su departamento podría verse obligado a retirar la ayuda alimentaria a 100.000 niños en todo el mundo si no consigue en breve esta cantidad.

Isabel Rodríguez

La Gaceta

-