INDEPENDIENTES DEL PERÙ

Publicado el 18 de Diciembre, 2007, 14:35

Resultados de la cumbre de Bali

Débil en objetivos de reducción, aunque fuerte en proceso para el nuevo Protocolo

17-12-2007 - La cumbre del clima de Bali, ha aprobado, tras largas negociaciones, el documento más esperado, la Hoja de Ruta de Bali,, base de las negociaciones futuras sobre cambio climático. Estas negociaciones deberán concluir en 2009 un nuevo acuerdo que de continuidad al Protocolo de Kioto, tras 2012, que garantice una reducción de emisiones suficiente como para impedir una concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera que provoque un calentamiento global del planeta superior a 2 grados C y un cambio climático catastrófico.

Joaquín Nieto, secretario confederal de medio ambiente de CCOO ha declarado en Bali que "el documento aprobado es débil en cuanto a objetivos de reducción de emisiones aunque fuerte en el proceso que pone en marcha para el futuro Protocolo" ya que se ha acordado la constituir un organismo de la Convención, es decir con todos los países incluido Estados Unidos, encargado de terminar su trabajo y presentar sus resultados en 2009 en la Cumbre de Copenhague que deberá adoptar el nuevo Protocolo.

Nieto considera débil el contenido porque el documento, aunque establece compromisos diferentes para los países desarrollados y en desarrollo como corresponde al principio de responsabilidad común pero diferenciada, sin embargo no establece con claridad la cantidad de reducciones que habría que realizar para 2020. Todo ello complicará excesivamente las futuras negociaciones para acordar la reducción necesaria de emisiones.

El documento aprobado incluye, además, otras cuestiones que dibujarán el siguiente acuerdo que siga al Protocolo de Kioto. Se trata de la planificación de nuevas medidas de adaptación al cambio climático, en especial para aquellos países más vulnerables, acciones para mejorar la transferencia de tecnología limpia a los países en desarrollo que permitan crecer en el marco de un desarrollo sostenible y por último el diseño de nuevas formas de financiación que permitan llevar a cabo todos los acuerdos anteriores.

La dimensión económica y social del cambio climático está siendo cada vez más considerada, incluso ha habido referencias al empleo, tanto en la intervención de apertura del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, como en algunas intervenciones de los ministros, entre ellos la de la ministra española, Cristina Narbona, que demandó de la Conferencia que integre la dimensión del empleo y el diálogo social en el proceso. No obstante, todavía tal dimensión sigue ausente en las negociaciones de cambio climático, lo que habrá que corregir con urgencia para involucrar al conjunto de la sociedad y a los trabajadores en particular, en los esfuerzos y oportunidades de las políticas climáticas.

En Bali los responsables políticos no han estado a la altura de sus responsabilidades, pues tras el informe de los científicos, se sabe qué va a ocurrir con el cambio climático y qué hay que hacer para evitar que esto ocurra. La resistencia de los Estados Unidos ha impedido, una vez más, compromisos claros para avances significativos en el proceso, aunque se ha establecido una Hoja de Ruta con todos los países incluidos y los organismos correspondientes, que tienen dos anos para redactar el nuevo Protocolo.

Secretaría confederal de medio ambiente de CCOO

-