INDEPENDIENTES DEL PERÙ

31 de Agosto, 2007


Publicado el 31 de Agosto, 2007, 15:33

Tenìa 7 u 8 años cuando llegue a Pisco la primera vez, junto con toda mi familia y mi abuela materna, a mi padre lo enviò los funcionarios de la Casa de la Cultura en ese entonces lo que ahora se le conoce como Instituto Nacional de Cultura, para Restaurar los lienzos antiguos de siglos anteriores; papá describia a la Iglesia como una Obra de Arte Arquitectónica, única en su género como muchas iglesitas de pueblo, maravillosas por dentro y por fuera. Pase los tres meses de vacaciones del año 67 o 68, recuerdo sus callecitas y su Plaza de Armas, sus Playas, las bolicheras y los pescadores, primera vez que vi botes y fue en Pisco; luego estuve por segunda vez en el 2001 con motivo de un evento sindical. Ahora era una ciudad en miniatura, con mucho barullo, pero linda y acogedora como aquella vez, me hospede con mi esposo y una amiga de ambos que venía también al evento en el Hotel Embassy porque no encontramos hotel en toda la ciudad, pués todos estaban llenos.Ver de nuevo Pisco regrese a mi niñez, recordar los momentos tan bonitos que viví alli, con mi mamá y mi abuela, regrese llena de ampollas a Lima, a empezar de nuevo el colegio y nunca olvidar las maravillosas vacaciones que pase alli. Ahora ver impotente como el pueblo esta casi destruido como si hubieran bombardeado sus calles, mirar el árbol gigante en la Plaza de Armas por donde jugaba de niña, verlo todo por televisiòn, ver a la Iglesia destruida, me senti impotente, no poder estar alli, y agarrar con mis manos, arrancarlos de la muerte a tanta gente bajo esos escombros, cuanto de nosotros/as nos hemos sentido impotentes igual que la ayuda que se estaba llevando a esos lugares no llegaba a las manos de miles de nuestros hermanos/as, cuanto dolor y frustraciòn al ver que las cosas empeoraba cada vez que pasaban los minutos y no llegaba el socorro a tiempo, cuantas muertes se hubieran evitado si tuvieramos los equipos mèdicos necesarios para evitar el colapso en los hospitales....Muchos de nosotros/as seguramente hemos estado en las operaciones de recoger viveres o hacer los/as mediadores para coordinar la ayuda necesaria a las zonas afligidas de nuestro paìs. Desde aqui invoco al gobierno, empresarios, medianos, pequeños, grandes, que cada vez que se compre una botella de Pisco, un porcentaje vaya a la ciudad de Pisco para su reconstrucciòn, esta muy bien las inciativas para la recuperaciòn y reconstrucciòn de Pisco para levantarla, encargo que tiene el Sr. Julio Favre y comitiva, esperamos que todo, y estamos diciendo todo vaya para la ciudad y sus habitantes.

Por Rosablanca, en: General
-