INDEPENDIENTES DEL PERÙ

Publicado el 6 de Agosto, 2007, 15:11

Este post llego a mi email, para reflexionar y conocer la lucha que libra el 
pueblo de Puerto Rico por su Independencia de Estados Unidos
________________________________________
LOS ASESINOS ANDAN SUELTOS
Por Arsenio Rodriguez

Son unos asesinos que andan sueltos. Me pregunto, ¿qué tiene que hacer
en Puerto Rico la Corte de Estados Unidos? Necesitamos ser libres. En
este momento, que soplan vientos de libertad, que lleguen a Puerto
Rico, nos envuelvan y nos lleven hasta esa libertad.

El crimen fue premeditado y con alevosía. Decenas de agentes del Buró
Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) asaltaron la casa
donde se encontraba el patriota puertorriqueño Filiberto Ojeda. No
tenían intención de detenerlo, sino, simplemente, de asesinarlo.

Su compañera Elma Beatriz Rosado, recién nos visitó junto con un grupo
de jóvenes boricuas, quienes le rindieron honores ante la tarja que
reconoce su dedicación a la lucha por la independencia de Puerto Rico
en la Tribuna Antimperialista José Martí.

Testigo excepcional del terrible hecho de aquel funesto septiembre del
2005, Elma recuerda aquellos últimos momentos junto a Filiberto:

Fue muy doloroso, porque Filiberto había establecido que me fuera. Él
me dijo, ante el acoso de los agentes del FBI, dile a los compañeros
que palante, siempre palante. Ese fue el mensaje para todos los
compañeros de lucha. Que no abandonaran el camino, que siempre
lucharan.

Quedó claro que el patriota boricua se desangró en el interior de una
casa del municipio Hormigueros en su querido San Juan. Héctor
Pesquera, médico local y también dirigente independentista, que
participó en la autopsia de Ojeda, declaró a la agencia EFE que en
opinión de los patólogos no murió instantáneamente.

Lo dejaron desangrar, no era una herida de bala para matarle en el
acto. En mi opinión, estuvo bastante tiempo herido y no recibió la
asistencia que le pudo haber salvado la vida, expuso.

Filiberto era una persona de un corazón increíble. Con una mirada de
luz, con una sonrisa eterna, con una disposición de ánimo increíble.
Le recargaba las pilas a cualquiera. El contacto con él era
energizante todo el tiempo. Así lo recuerda su viuda.

Sabía que no iba a ver la independencia. Su mensaje era que se iba a
dedicar a trabajar y a construir ese mañana con compañeros de lucha,
para que la juventud pudiera construir sobre una base ya cimentada.

Él siempre lo dijo. No voy a ver la independencia, el fruto del
triunfo de nuestra revolución lo verán mis hijos, mis nietos. Siempre
fue muy humilde, nunca buscó reconocimiento para sí. Su mayor dolor en
la vida fue estar lejos de su familia, cuando estaba en el
clandestinaje.

¿Cuba y Filiberto Ojeda?

Todo el mundo me habla aquí de Filiberto. Él perteneció al Movimiento
26 de Julio. Filiberto entra a la gesta independentista puertorriqueña
a través de la Revolución cubana, a la que admiraba profundamente.
Vivió acá en la década de los 60, fue subdelegado de la Misión de
Puerto Rico y siempre tuvo a Cuba en su corazón.

Los puertorriqueños tenemos una larga tradición bolivariana, desde la
época de Bolívar. Hemos participado en las luchas de muchas naciones
latinoamericanas, precisa ante otra interrogante relacionada con el
proceso que se lleva a cabo en Venezuela.

¿Qué opina acerca de la situación actual en la región?

Creo que en la coyuntura actual, cuando se dan cambios tan favorables,
es necesario que se conozca el caso de Puerto Rico.

Este es el momento. Hay que abrirles los ojos, especialmente a los
puertorriqueños, para que sepan que en nuestra Patria, en nuestras
escuelas, anda el FBI, junto con nuestros hijos.

Son unos asesinos que andan sueltos. Me pregunto, ¿qué tiene que hacer
en Puerto Rico la Corte de Estados Unidos? Necesitamos ser libres. En
este momento, que soplan vientos de libertad, que lleguen a Puerto
Rico, nos envuelvan y nos lleven hasta esa libertad.

-- 
Decía Sócrates que era feliz cuando sus amigos se enriquecian
culturalmente, porque la sabiduria aumenta la felicidad y así, uno
mismo, se siente feliz también. Era el proceso que él llamaba
"mayeútica" y que en griego antiguo quiere decir el "arte de dar a
luz".


Por Favor visita mi website favorito:
http://www.bibliotecavirtualbrisa.com
-