INDEPENDIENTES DEL PERÙ

Publicado el 27 de Diciembre, 2006, 13:16

DIVINA NAVIDAD:

Quinto Mandamiento: No Matarás

 

Hace dos días que hemos celebrado la Navidad, la llegada del Redentor del Mundo, aquél Ser que se hizo Hombre para llevar en sus pocos años de vida, la salvación del género humano, con un discurso de Amor y Paz.

Para las abortistas, que solo ven el problema del aborto por un solo camino, siendo el problema todo un complemento con la muerte de los abortos clandestinos no solo de la madre sino del hijo en sus entrañas, de aquellos que toman las armas y matan policías porque piensan que la violencia será más viable, sabiendo que después serán esclavos de ellas y nunca tendrán paz; o para aquellos que más importante es la vida de un perro y no de un ser humano para el cual existen leyes con las cuales se les debe juzgar, o para aquel o aquellos que aprovechando de una situación despreciable, inequívoca, como los violadores de niños y luego su muerte, los que matan policías, invocan penas de muerte para so pretexto salir de la Corte Interamericana de Derechos Humanos; para ellos son válidos, formando gobiernos dictatoriales, verticalistas y de terror, emplazan con “penas de muerte”, sabiendo que se pueden llevar por el camino a tantos inocentes creyéndose dioses.

Ese Niño que nació en un humilde pesebre, vino a sacrificarse por mi, antes de que naciera, quizás nadie en el Mundo lo haga. Hace pocos días sintiéndome con tristeza y confusión y mi fe escapándose, recibí un pequeño regalo, que simbólicamente me decía: YO TE AMARE POR SIEMPRE, luego abrí mi librito del Señor de la Misericordia, que fue de mi Madre y al cual es mi guía en el rezo de la coronilla, el cual dice así:

El día 13 de septiembre de 1935 Sor María Faustina Kowalska escribió: “Ví un Ángel que era el ejecutor de la ira de Dios...”, Sus oraciones se mostraron de pronto impotentes para impedir un terrible castigo ya inminente. Entonces la Sierva de Dios, frente a una repentina manifestación de la Santísima Trinidad, se puso a orar a Dios con profundo recogimiento a favor del mundo. Su oración respondía a las palabras que le eran sugeridas interiormente: “ PADRE ETERNO, YO TE OFREZCO EL CUERPO, LA SANGRE, EL ALMA Y LA DIVINIDAD DE TU AMADÍSIMO HIJO Y SEÑOR NUESTRO JESUCRISTO, EN EXPIACIÓN DE NUESTROS PECADOS Y DE LOS DEL MUNDO ENTERO.”  POR SU DOLOROSA PASIÓN, TEN MISERICORDIA DE NOSOTROS Y DEL MUNDO ENTERO”.

Mientras la religiosa iba repitiendo la oración que le fuera misteriosamente inspirada, el Ángel se mostraba impotente para ejecutar el castigo para el cual había sido enviado. Desde ese día cada vez que entraba a visitar al Santísimo Sacramento, recitaba la oración que había oído aquel día.

Hagámoslo, se vienen tiempos difíciles, invoquemos a ESE NIÑO, para que nos Ilumine, invoquemos su Divina Misericordia y ayude a todos los que nos Gobiernan. Que su Sacrificio en la Cruz no halla sido en Vano....

Por Rosablanca, en: General
-