INDEPENDIENTES DEL PERÙ

Publicado el 23 de Octubre, 2006, 23:31

Elecciones en Ecuador: Un país polarizado y explosivo

Escribe: Cesar Zelada

Los resultados de las elecciones en la tierra de Eloy
Alfaro expresan, distorsionadamente, el proceso
revolucionario que apertura la insurrección
originaria-popular del 2000. Los partidos
tradicionales casi desaparecieron. El movimiento
indígena logró el 2%. El fraude electoral evitó la
victoria del líder “neonacionalista” (el Control
Cívico de la Corrupción determinó presunciones de
responsabilidad penal contra los siete vocales del
Tribunal Supremo Electoral, por el delito de peculado
atenuado, en la adjudicación del contrato de
transmisión rápida de datos de la elecciones a la
empresa brasileña E-Vote). Es así como el panorama
político ecuatoriano plantea más polarizacion de clase
y explosiones sociales. El ballotage se realizará el
26 de noviembre.

Al 99% de los votos escrutados por tres encuestadoras
privadas consultadas por el cuestionado Tribunal
Supremo Electoral (TSE) , Álvaro Noboa, del derechista
Partido Renovador Institución Acción Nacional (PRIAN),
consiguió el 26.8% de los votos; Rafael Correa, de la
izquierdista alianza Patria Altiva y Soberana (PAIS),
obtuvo el 22.08%; Gilmar Gutiérrez, del Partido
Sociedad Patriótica (PSP), consiguió el 17:65%; León
Roldós, de la alianza Izquierda Democrática (ID) Red
Ética y Democracia (RED), el 14.8% y; Cynthia Viteri,
del Partido Social Cristiano (PSC), el 9.63%. El
resto de la izquierda marxista (maoísta-estalinista) y
la indigenista sumó cerca del 5% de los votos. El voto
blanco y nulo fue de 48,67% y 44,51% respectivamente.
La abstención alcanzó el 29,30%
(http://www.tse.gov.ec).

La polarizacion se ubica entre la derecha proponiendo
su adhesión al TLC con USA, el rechazo a Hugo Chávez,
la Asamblea Constituyente, etc. y la izquierda
planteando todo lo contrario.

Noboa, con un discurso religioso (vistiendo de cura),
regalando dinero a la gente y calificando a Correa de
comunista, logró una buena votación en la ciudad
industrial de Guayaquil y otras, mientras que el
hermano del pianista Lucio Gutiérrez consiguió el
apoyo de la amazonía (debido a una red clientelar con
los indígenas evangélicos). Por otro lado, la
socialcristiana Cynthia Viteri tuvo el apoyo de los
sectores más conservadores y las mujeres. El voto nulo
y en blanco expresan un malestar profundo contra el
sistema y que muchos trabajadores y jóvenes
ecuatorianos no se sentían representados por ninguno
de los candidatos.

Así las cosas, para la segunda vuelta, el magnate
bananero, puede juntar los votos de la derecha que
sumarian 57%; mientras que todo el apoyo de la
izquierda al líder “bolivariano” podría darle el 41%
aproximadamente. Esto apertura un panorama difícil
para Correa. Que diferente hubiera sido la historia si
el economista hubiera movilizado a las masas contra el
fraude electoral como hace López Obrador en México. Es
cierto que Correa a denunciado el mismo, pero al
participar del ballotage esta legalizando el fraude.
En la segunda vuelta será más difícil desconocer las
elecciones porque esta claro para el pueblo que la
derecha tiene más ventaja para vencer.

Por otro lado, lamentablemente, el líder nacionalista,
quien, en el primer round electoral radicalizó su
discurso apoyando a Chávez claramente y sintonizando
con el clamor popular, ahora, comienza a conciliar
para aparecer como una izquierda “realista y moderna”.
Es así como se entiende sus ultimas declaraciones
cuando dice que “…al primero que se entrometa en
asuntos de Ecuador acabó con la amistad con él. Aquí
ni Chávez ni (el presidente estadounidense George W.)
Bush van a decirnos qué hacer…”, (diario El Comercio,
20-10-06).

Esta claro que la burguesía y sus partidos apoyarán a
Noboa para impedir una victoria del líder
izquierdista, no por miedo a este último sino a las
masas que lo apoyan y que lo pueden obligar a ir más
allá de sus intenciones. La mayoría de la población
ecuatoriana es anti sistema. Así lo demuestran las
movilizaciones que han derribado varios gobiernos. Un
gobierno de Noboa seria muy inestable y produciría una
explosión social.

Por lo mismo, si lo que quiere Correa es ganar mas
votos tiene que aprender de las lecciones de Ollanta
Humala en Perú. Mientras mas moderación en el discurso
mas confusión en el electorado popular. Es por esta
razón que Humala perdió ante el demagogo Alan García.

Lo que el honorable pueblo ecuatoriano quiere son
ideas y perspectivas claras. Correa no tiene que
preocuparse por los votos de izquierda ni de la
derecha. Estos irán a sus respectivos líderes. Por lo
tanto, el líder pro bolivariano debe mantener su
discurso de la primera vuelta (como lo hizo Evo
Morales), y preocuparse por conquistar a los
trabajadores que votaron en blanco y nulo. Estos
ciudadanos están radicalizados y necesitan una
política realmente revolucionaria que pase por la
nacionalización del petróleo y de la banca bajo el
control del pueblo trabajador, y de una asamblea
popular. ¡Esta política entusiasmaría a las masas
llevándolo a la victoria
-