INDEPENDIENTES DEL PERÙ

Publicado el 24 de Julio, 2006, 17:16

Ya basta de dedicarle páginas enteras en todos los medios de comunicación a un perro, y como el siguiente artículo, también me siento indignada, que medio mundo se dedique a darle tanta cobertura a un animal ,que si bien es un hermano menor, no es más importante que una persona humana, ya que para condenar a las personas tenemos leyes en este país, que no las acaten, eso es problema de los que administran justicia; los animales desconocen si actúan bien o mal,....y si hubiera entrado un niño, hubiera atacado igual, "los animales no saben si estan robando o no, se manejan por su instinto...defendio su espacio. Si hubiera sido un niño, que hubiera estado jugando para esconderse, y hubiera terminado igual que el ladrón, en estos momentos, estariamos lamentando su muerte, y el perrito de marras no sería un heroé. Estoy segura de eso.¡¡¡
Aquí tienen el siguiente Post.

EN EL PERÚ LA VIDA DE UN PERRO VALE MÁS QUE LA VIDA DE UN JUEZ

Jimena Sánchez Velarde

http://huyamosdelmonton.blogspot.com

Hace dos días asesinaron cobardemente al vocal Hernán Saturno
Vergara, encargado de 19 procesos contra el cártel de Tijuana. Hoy
su muerte ya no es noticia en los periódicos. Por ejemplo Perú 21 en
su edición por internet, ya no le dedica un solo espacio a este
valeroso magistrado pero sí se ocupa del destino de un perro.

Lay Fun es un perro guardián que en el cumplimiento de su deber
atacó a un ladrón que murió por causa de las mordeduras. Fue
detenido en un centro antirrábico y corría el peligro de ser
sacrificado si se comprobaba que había atacado sin expresión de
causa al ladrón. Por supuesto que nadie conoce el nombre del ladrón
pero todo el Perú conoce el nombre y rostro del perro héroe. Al
margen de los derechos del pobre animal, es una triste ironía.

El can Lay Fun tiene un foro en Perú 21 donde la ciudadanía ha
colmado el espacio con expresiones de solidaridad a un perro. El
vocal asesinado no genera mayores reacciones de una sociedad
acostumbrada a convivir con la violencia. Una sociedad que se
indigna ante el posible sacrificio de un perro pero que se mantiene
indolente ante el asesinato de un magistrado del Poder Judicial, que
evidentemente fue un hombre honesto, razón por la cual lo
acribillaron.

¿Qué tenemos en la cabeza los peruanos?

¿Es tan normal que se asesine a magistrados que lo asumimos como si
fuera un hecho cotidiano?

Durante toda una semana los medios de comunicación se han ocupado de
la historia de Lay Fun. Este perro consiguió un abogado, consiguió
que interpusieran un habeas corpus en su favor, recurso que para la
mayoría de peruanos es inalcanzable. Me pregunto cuántos
desaparecidos pudieron contar con un abogado o con un habeas corpus.

Los programas del medio día entrevistaron a los abogados de Lay Fun
y acudieron con sus cámaras a verificar si Lay Fun estaba recibiendo
un trato humanitario. Lay Fun recibió donaciones de alimento
concentrado y lleno de proteínas para perros. El Perú entero
preocupado por la alimentación de Lay Fun. Decenas de personas se
han ofrecido para adoptarlo.

¿Cuántas veces hemos visto a los programas del medio día preocupados
por las condiciones humanitarias de las cárceles del Perú? ¿Alguna
vez nos hemos movilizado por la alimentación de los presos?

Un perro ha conmovido a la sociedad peruana, pero un juez asesinado
es una noticia que a nadie sorprende.

Doscientas personas acudieron a protestar al centro antirrábico y
hasta quisieron "rescatar" al perro.
¿Cuántas veces nos hemos movilizado por los inocentes que están en
las cárceles? ¿Alguien ha querido rescatarlos?

Ni siquiera los magistrados del Poder Judicial han sido capaces de
protestar masivamente por su compañero. Les aseguro que si se
convoca a una protesta por el asesinato cobarde de un juez,
acudirían menos de cien personas.

Hoy Aldo Mariátegui, director del periódico Correo se regocija
porque se ha encontrado un documento de la Presidencia del Consejo
de Ministros donde se dice que no fueron 69 mil las víctimas de la
violencia política. "Sólo" fueron 13 mil. ¿Qué diferencia hay entre
69 mil o 13 mil muertos? ¿Acaso cambian las cosas? ¿Se violaron
menos los derechos humanos si fueron 13 mil los desaparecidos y
asesinados?

En el Perú, la vida de un perro vale más que la vida de un juez.

Por Rosablanca, en: General
-