INDEPENDIENTES DEL PERÙ

Publicado el 24 de Mayo, 2006, 21:34

PREVENCIÓN. OIT reporta avances en la protección de infantes frente a labores peligrosas
La falta de oportunidades empuja a niños al trabajo
26.6% no fue al colegio a finales del año pasado por carencias económicas

Estado impulsa diálogo tripartito para erradicar este flagelo social

KARINA GARAY ROJAS
kgaray@editoraperu.com.pe

El creador del eslogan “los niños son el futuro de la nación” nunca podrá saber si su ingenio publicitario favoreció a los menores de edad o acabó perjudicándolos para siempre.
Ya que el pragmatismo aconseja atender como prioridad las crisis del presente –para mantener el descontento colectivo por debajo del punto de ebullición–, en la mirada de ciertos políticos los problemas que afectan a la infancia hoy, pueden esperar por una respuesta hasta mañana. En este panorama complejo, el trabajo infantil no significa cosa de juego. Un estudio del INEI revela que en el último trimestre de 2005, el 26.6 por ciento de los niños y adolescentes de entre 3 y 17 años no asistió al colegio por una de estas dos razones: le faltaba dinero o estaba trabajando.

Avance significativo. Aunque la realidad en otros países en vías de desarrollo resulta similar a la nuestra, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) reportó avances significativos en la reducción de este fenómeno en América Latina y el Caribe.
En su informe La eliminación del trabajo infantil: un objetivo a nuestro alcance, el organismo de las Naciones Unidas refiere que entre 2000 y 2004 se observó un descenso del 11 por ciento en el número de niños que trabaja a escala mundial. En cifras redondas, este porcentaje se traduce en 28 millones de pequeños que escaparon de escenarios laborales a los que llegaron empujados por la pobreza y la falta de oportunidades para asistir a la escuela. El investigador de la asociación Acción por los Niños, Henry Chiroque, opina que la información de la OIT es alentadora, aunque no lo suficiente como para bajar la guardia contra este flagelo.
“Me parece que el anuncio es positivo en la medida en que el tema es llevado a un espacio público, pero todavía hay muchas cosas que hacer por mejorar las políticas económicas, de educación y salud a favor de los niños.” La ley peruana sólo reconoce el trabajo en condiciones adecuadas a partir de los 14 años –continúa Chiroque–, pero hay miles de niños de edades menores que laboran en beneficio económico de sus familias y cuya acción no es reconocida como trabajo, cuando también lo es.

Esfuerzos iniciales. Para la coordinadora nacional del Programa Internacional de Erradicación del Trabajo Infantil y del programa Tejiendo Redes contra la Explotación de Niños y Adolescentes de la OIT, Liliana Vega, las cifras del informe resaltan los avances en el campo de trabajos peligrosos, como la minería y el reciclaje.
Los países que más han colaborado con esta reducción son Brasil y México, por el tamaño de su población, afirma Vega. “El Perú no estaría aparentemente inmerso en esta ola de reducción, debido a que sus esfuerzos son iniciales y todavía no pueden ofrecer un impacto.”


-